viernes, 11 de noviembre de 2011

Breve reseña de la XX Asamblea General de UNA VOCE en Roma (5-6 de noviembre de 2011)




El sábado 5 de noviembre pasado, como ya anunciáramos, dio comienzo la XX Asamblea General Estatutaria de la Federación Internacional Una Voce (FIUV) con una misa prelaticia oficiada en rito romano clásico por el Eminentísimo Señor Cardenal Darío Castrillón Hoyos, presidente emérito de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei. El santo sacrificio fue ofrecido en honor de la Santísima Virgen y por las intenciones del Santo Padre en el magnífico marco de la Capilla del Santísimo Sacramento de la Patriarcal Basílica Vaticana. También se rogó por el buen éxito del encuentro de los delegados provenientes de todo el mundo católico. 


Cabe destacar la presencia de distinguidas personalidades como el Revmo. Monseñor Pablo Colino Paulis, canónigo del Capítulo Vaticano y director emérito de la Reverenda Cappella Giulia; la Reverenda sor Margherita Marchione, MPF, ilustre defensora de la memoria del venerable Pío XII; Su Alteza Serenísima la princesa viuda von Thurn und Taxis, venida expresamente desde Baviera, y el Revmo. Dr. Don J.-A. Santolaria de Puey. En su homilía el cardenal Castrillón exhortó a los miembros de Una Voce a colaborar con el Papa en lo que respecta al verdadero valor y la libertad de celebrar según la forma extraordinaria del rito romano, misión más que nunca necesaria hoy, frente a las resistencias siempre presentes.


Después de la misa, los delegados de Una Voce se dieron cita en el Hotel Casa Tra Noi, no lejos de la Basílica de San Pedro, para una comida de confraternidad, presidida por el Eminentísimo Señor Cardenal Raymond Leo Burke, prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica, que quiso compartir su mesa con dos de los miembros fundadores de la Federación –el Prof. Jacques Dhaussy (Francia) y el Prof. Helmut Rückriegel (Alemania)– y con los más jóvenes representantes de asociaciones de cuatro de los cinco continentes presentes en la asamblea. Al final del ágape, el Cardenal dio su bendición a todos los comensales.


Después de la misa, los delegados de Una Voce se dieron cita en el Hotel Casa Tra Noi, no lejos de la Basílica de San Pedro, para una comida de confraternidad, presidida por el Eminentísimo Señor Cardenal Raymond Leo Burke, prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica, que quiso compartir su mesa con dos de los miembros fundadores de la Federación –el Prof. Jacques Dhaussy (Francia) y el Prof. Helmut Rückriegel (Alemania)– y con los más jóvenes representantes de asociaciones de cuatro de los cinco continentes presentes en la asamblea. Al final del ágape, el Cardenal dio su bendición a todos los comensales.

Acto seguido dio comienzo la primera sesión, reservada a los delegados de la FIUV, durante la cual se trataron los temas indicados en la agenda y se eligió a un nuevo Consejo General. Asimismo se confirmó la reelección del Sr. Leo Darroch como presidente de la Federación por voto unánime. Es de destacar el magnífico trabajo desempeñado desde su primera elección en 2007, coincidiendo con la entrada en vigor del motu proprio Summorum Pontificum. Desde entonces, se han multiplicado las nuevas asociaciones, siendo la nota general de las mismas la juventud de sus miembros. De hecho, se dio la bienvenida en el seno de la federación como miembros de pleno derecho a siete nuevos grupos: Ecclesia Dei Society of St Joseph (Filipinas), Una Voce Japan (Japón), Una Voce Portugal, Una Voce Natal (Brazil), Una Voce Cuba, Una Voce Albaruthenia (Bielorrusia) y Una Voce Ucraina (Ucrania).

La nueva Junta Ejecutiva quedó conformada de la siguiente manera: el inglés Leo Darroch (Presidente), el holandés Jack Oostveen (Vicepresidente 1º), el estadounidense Jason King (Vicepresidente 2º), el francés Patrick Banken (Vicepresidente 3º), la alemana Monika Rheinschmitt (Tesorera) y el irlandés Thomas Murphy (Secretario). El español Rodolfo Vargas Rubio presentó su renuncia a la secretaría general por motivos de salud, permaneciendo no obstante como miembro del Consejo General y como intermediario para la incorporación de nuevas asociaciones de lengua española.



El domingo 6 de noviembre, por la mañana, los delegados asistieron a la misa solemne celebrada en la Parroquia de la Santísima Trinidad dei Pellegrini, regida por el Rev. P. Joseph Kramer, FSSP. Cabe recordar que es ésta la primera parroquia personal erigida en Roma en conformidad con lo dispuesto en el motu proprio Summorum Pontificum. El trabajo desarrollado por el Sr. Párroco y sus colaboradores es más que notable y constituye un gran servicio para los visitantes de la Ciudad Eterna que desean frecuentar la Santa Misa y los sacramentos en el rito romano clásico, aparte de otros lugares de culto donde se ha venido cultivando esta liturgia ya desde los tiempos del motu proprio Ecclesia Dei adflicta (como, por ejemplo, la iglesia de los Santísimos Nombres de Jesús y María en la Via Lata, diaconía del cardenal Domenico Bartolucci).


Después de la comida de confraternidad, se dio comienzo a primera hora de la tarde a la sesión pública de la asamblea, que consistió en un foro abierto, durante el cual se sucedieron las intervenciones de ilustres disertantes. La primera estuvo a cargo del Rev. Don Giuseppe Valluari, de los Hijos de la Providencia (fundación de Don Orione), que habló sobre las oraciones llamadas “privadas” del sacerdote durante la misa. Siguió el Rev. Don Stefano Carusi, del Instituto del Buen Pastor, el cual trató sobre el carácter y carisma específico del mismo. A continuación tomó la palabra el Dr. Helmut Rückriegel, uno de los fundadores de la FIUV, para trazar una historia del movimiento y de su relación con la defensa de la liturgia romana, dirigida sobre todo a los nuevos miembros de la Federación.  El Revmo. Monseñor Valentín Miserachs Grau, presidente del Pontificio Instituto de Música Sacra (PIMS), ofreció a la asistencia una semblanza sobre esta benemérita institución de la Santa Sede que ha cumplido este año su primer centenario. El R.P. Joseph Kramer dio testimonio de lo que se debe a Mons. Miserachs por cuanto ha hecho y sigue haciendo por la difusión de la auténtica música sacra en Roma. Seguidamente el Revmo. Dr. Don José-Apeles Santolaria de Puey y Cruells deleitó a la concurrencia con una magistral disertación acerca del valor de la romanitas (romanidad) y de su expresión más acabada –el rito romano clásico– para la Tradición. El R.P. Joseph Kramer, de la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, informó sobre el apostolado de su instituto y de su parroquia romana. Hizo lo propio el Rev. Canónigo Joseph Luzuy, del Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote, que cerró las disertaciones. La XX Asamblea General Estatutaria de la FIUV quedó clausurada con el canto de la Salve y la bendición de los sacerdotes presentes.


Entre las iniciativas presentadas, Roma Aeterna propuso la celebración durante el próximo año 2012 del quincuagésimo aniversario de la publicación de la edición típica del Missale Romanum del beato Juan XXIII (23 de junio de 1962), expresión de la forma extraordinaria del rito romano (“extraordinaria expressio eiusdem Legis orandi Ecclesiae), como la define oficialmente el papa Benedicto XVI (cfr. Motu proprio Summorum Pontificum, 1). La efeméride coincide, además, con el cincuentenario de la constitución apostólica Veterum sapientia del mismo beato Juan XXIII (22 de febrero de 1962). La conmemoración de ambas fechas, a la que Roma Aeterna dedicará sus mayores esfuerzos en los próximos meses, será una preparación adecuada para enfocar el año de la fe convocado por el Santo Padre felizmente reinante con motivo de los cincuenta años del comienzo del Concilio Vaticano II (XXI de los Ecuménicos).




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada