domingo, 23 de mayo de 2010

¡Feliz Pascua Granada!



Ad Spiritum Sanctum in die Pentecostes

O SANCTE SPIRITUS, qui sollemni Pentecostes die repente per dispertitas linguas tamquam ignis in Apostolos descendens, intra cenaculum congregatos, ita eorum mentes illuminasti, eorum animos incendisti, eorumque voluntates roborasti, ut inde per universum mundum proficiscerentur et ubicumque animose fidenterque Iesu Christi doctrinam annuntiarent, eamque suo profuso cruore obsignarent, renova, quaesumus, in animas quoque nostras prodigiales gratiae tuae effusiones.

Quanta mentes nostrae ignorantia laborant circa naturam gravitatemque divinarum veritatum, quae obiectum fidei efficiunt, sine qua salutem nemini sperare licet. Quot aberrationes a iusta terrenorum bonorum aestimatione, quae saepius animae ipsimet anteponuntur. Quam saepe corda nostra non, ut debent, Creatoris amore palpitant, sed ignobiliter creaturarum cupidine. Quam saepe falso humani iudicii respectu impellimur, cum debemus Iesu Christi praecepta palam profiteri, eaque sincere et cum rerum etiam iactura in vitae usum deducere. Quanta infirmitas in amplectenda ferendaque sereno libentique animo huius vitae cruce, quae christianum solummodo potest divini Magistri sui discipulum dignum efficere.

O Sancte Spiritus, mentes nostras illumina, corda nostra purifica, voluntatesque nostra redintegra; ita quidem ut infinitum animae nostrae pretium plane cognoscamus, itemque peritura huius mundi bona pro nihilo habeamus; ut Deum supra res omnes adamemus, eiusque amore proximos, quemadmodum nosmetipsos, diligamus; ut fidem nostram non modo palam demonstrare ne timeamus, sed de eadem potius gloriemur; ut denique non tantum res prosperas sed res etiam adversas quasi de manu Domini accipiamus, confisi prorsus omnia Eum in eorum bonum esse conversurum, qui erga Eum amore ferantur. Fac, quaesumus, ut nos, suavibus gratiae tuae impulsionibus constanter respondentes ac perseveranti animo operantes bonum, amplissimam sempiternae gloriae messem aliquando accipere mereamur. Amen.

Pater, Ave et Gloria Patri semel pro singulis septem donis, qui sunt: sapientia, intellectus, consilium, fortitudo, scientia, pietas et timor Dei

Salve Regina ad B.M.V., Regina coenaculi, ut faciat in nobis dona Spiritus Sancti fructificare


Litaniae de Spiritu Sancto


Kyrie, eleison.
Kyrie, eleison.
Christe, eleison.
Christe, eleison.
Kyrie, eleison.
Kyrie, eleison.

Spiritus Sancte a Patre Filioque procedens, miserere nobis.
Spiritus Domini Deus Israel, miserere nobis.
Dominator hominum, miserere nobis.
Replens orbem terrarum, miserere nobis.
Habens omnem virtutem, miserere nobis.
Omnia bona operans, et omnia prospiciens, miserere nobis.
Ornans caelos, stabilis, et securus, miserere nobis.
Spiritus veritatis omnia suggerens, et distribuens, miserere nobis.
Spiritus sapientiae et intellectus, miserere nobis.
Spiritus consilii, fortitudinis, scientiae, et pietatis, miserere nobis.
Spiritus timoris Domini et prudentiae, miserere nobis.
Spiritus, quo inspirante locuti sunt sancti Dei homines, miserere nobis.
Quae ventura annuntias, miserere nobis.
Donum et promissio Patris, miserere nobis.
Spiritus Sancte Paraclite arguens mundum, miserere nobis.
Spiritus, in quo daemonia eiiciuntur, miserere nobis.
Spiritus, ex quo renascimur, miserere nobis.
Spiritus, per quem caritas Dei diffusa est in cordibus nostris, miserere nobis.
Spiritus adoptionis filiorum Dei, miserere nobis.
Spiritus gratiae et misericordiae, miserere nobis.
Spiritus adiuvans infirmitatem nostram et reddens testimonium spiritui nostro, quod sumus filii Dei, miserere nobis.
Spiritus suavis, benigne, super mel dulcis, miserere nobis.
Spiritus pignus hereditatis nostrae, deducens nos in terram rectam, miserere nobis.
Spiritus principalis, vivificans et confortans, miserere nobis.
Spiritus salutis, iudicii et gaudii, miserere nobis.
Spiritus fidei, pacis, et ardoris, miserere nobis.
Spiritus humilitatis, caritatis, et castitatis, miserere nobis.
Spiritus benignitatis, bonitatis, longanimitatis, ac mansuetudinis, miserere nobis.
Spiritus lenitatis, veritatis, unitatis ac consolationis, miserere nobis.
Spiritus compunctionis, promissionis, renovationis, ac sanctificationis, miserere nobis.
Spiritus vitae, patientiae, continentiae, ac modestiae, miserere nobis.
Spiritus omnium gratiarum, miserere nobis.

Propitius esto, parce nobis Sancte Spiritus.
Propitius esto, exaudi nos Sancte Spiritus.

A spiritu erroris, libera nos, Spiritus Dei vivi.
A spiritu immundo, libera nos, Spiritus Dei vivi.
A spiritu blasphemiae, libera nos, Spiritus Dei vivi.
Ab omni obstinatione et desperatione, libera nos, Spiritus Dei vivi.
Ab omni praesumptione et veritatis contradictione, libera nos, Spiritus Dei vivi.
Ab omni malitia, et prava consuetudine, libera nos, Spiritus Dei vivi.
Ab invidia fraternae caritatis, libera nos, Spiritus Dei vivi.
A finali impaenitentia, libera nos, Spiritus Dei vivi.
Per aeternam a Patre Filioque processionem tuam, libera nos, Spiritus Dei vivi.
Per invisibilem unctionem tuam, libera nos, Spiritus Dei vivi.
Per omnem gratiarum plenitudinem, qua Virginem Mariam semper possedisti, libera nos, Spiritus Dei vivi.
Per supereffluentem sanctitatis abyssum, qua conceptione Verbi Matrem Dei inundare fecisti, libera nos, Spiritus Dei vivi.
Per sanctam in baptismo Christi apparitionem tuam, libera nos, Spiritus Dei vivi.
Per salutarem super apostolos adventum tuum, libera nos, Spiritus Dei vivi.
Per ineffabilem bonitatem tuam, qua Ecclesiam gubernas, concilias Praesides, Martyres corroboras, Doctores illuminas, Religiones instituis, libera nos, Spiritus Dei vivi.

Peccatores, Te rogamus, audi nos.
Ut in spiritu ambulemus, et desideria carnis non adimpleamus, Te rogamus, audi nos.
Ut Te numquam contristemus, Te rogamus, audi nos.
Ut omnes Ecclesiasticos Ordines in sancta religione, et vero spiritu conservare digneris, Te rogamus, audi nos.
Ut cuncto populo Christiano cor unum et animam unam donare digneris, Te rogamus, audi nos.
Ut virtutem omnium complementum nobis donare digneris, Te rogamus, audi nos.
Ut nos exaudire digneris, Te rogamus, audi nos.
Spiritus Dei, Te rogamus, audi nos.

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, effunde in nos Sanctum Spiritum.
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, emitte in nos promissum Patris Spiritum.
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, da nobis spiritum bonum.

V. Spiritus Domini replevit orbem terrarum.
R. Et hoc, quod continet omnia, scientiam habet vocis.

Oremus. Adsit nobis, quaesumus Domine, virtus Spiritus Sancti: quae et corda nostra clementer expurget, et ab omnibus tueatur adversis. Per Dominum nostrum Iesum Christum filium tuum, qui tecum vivit et regnat in unitate eiusdem Spiritus Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum. R. Amen.

V. Ignem sui amoris accendat Deus in cordibus nostris. R. Amen.





Al Espíritu Santo en el día de Pentecostés

Oh Espíritu Santo, que, descendiendo de repente, en el solemne día de Pentecostés, sobre los Apóstoles congregados en el Cenáculo bajo forma de lenguas de fuego, de tal manera iluminaste sus mentes, inflamaste sus ánimos y fortaleciste sus voluntades, que desde entonces se dispersaron por todo el mundo y en todas partes anunciaron valiente y fielmente la doctrina de Jesucristo, que sellaron con su sangre, te rogamos que renueves también en nuestras almas las abundantes efusiones de tu gracia.

¡Cuánta es la ignorancia de nuestras mentes cuando se ocupan de la naturaleza e importancia de las divinas verdades, que forman el objeto de la fe, sin la cual nadie puede salvarse! ¡Cuántas desviaciones de la justa estimación de los bienes terrenales, que a menudo se anteponen a los mismos intereses del alma! ¡Cuán frecuentemente nuestros corazones no palpitan como debieran por el amor del Creador, sino que suspiran por el deseo desordenado de las criaturas! ¡Cuántas veces nos dejamos llevar por la consideración de los respetos humanos, cuando debiéramos profesar abiertamente los mandamientos de Jesucristo y llevar sinceramente una vida conforme a ellos aun a riesgo de perderlo todo! ¡Cuánta flaqueza a la hora de abrazar y llevar la cruz de esta vida de buena gana y con ánimo sereno, la única manera que tiene el cristiano de poder hacerse discípulo del Divino Maestro!

¡Oh Espíritu Santo!, ilumina nuestras mentes, purifica nuestros corazones, restaura nuestras voluntades, pero que sea de tal manera que sepamos bien el valor infinito de nuestras almas y tengamos por nada los bienes perecederos de este mundo; que amemos a Dios sobre todas las cosas y a los prójimos, por su amor, como a nosotros mismos; que no temamos mostrar nuestra fe en público, sino más bien nos gloriemos de ella; en fin, que no sólo aceptemos de la mano de Dios las cosas que hacen a nuestra prosperidad, sino también las adversidades, en la absoluta confianza que todo se convierte en bien para quien ama al Señor. Haz, te rogamos, que, correspondiendo con constancia a los suaves impulsos de tu gracia y obrando el bien con ánimo perseverante, merezcamos recibir algún día la abundante cosecha de la gloria sempiterna. Así sea.

Récense siete veces Padrenuestro, Avemaría y Gloriapatri pidiendo la obtención de los siete dones del Espíritu Santo, que son: Sabiduría, Entendimiento, Consejo, Fortaleza, Ciencia, Piedad y Temor de Dios.

Una Salve a la Virgen Santísima, Reina del Cenáculo, para que haga fructificar en nosotros los dones del Espíritu Santo.




Letanías del Espíritu Santo


Señor, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Señor, ten piedad.

Espíritu Santo, que procedes del Padre y del Hijo, ten misericordia de nosotros.
Espíritu del Señor Dios de Israel, ten misericordia de nosotros.
Dominador de los hombres, ten misericordia de nosotros.
Tú que llenas el orbe de la Tierra, ten misericordia de nosotros.
Tú que tienes toda virtud, ten misericordia de nosotros.
Tú que obras todo lo bueno y vigilas sobre todas las cosas, ten misericordia de nosotros.
Tú que, estable y seguro, adornas los cielos, ten misericordia de nosotros.
Espíritu de verdad que todo sugieres y distribuyes, ten misericordia de nosotros.
Espíritu de sabiduría e intelecto, ten misericordia de nosotros.
Espíritu de consejo, fortaleza, ciencia y piedad, ten misericordia de nosotros.
Espíritu de santo temor de Dios y de prudencia, ten misericordia de nosotros.
Espíritu, inspirándose en el cual hablaron los hombres de Dios, ten misericordia de nosotros.
Tú que anuncias lo venidero, ten misericordia de nosotros.
Don y promesa del Padre, ten misericordia de nosotros.
Espíritu Santo Paráclito, que emplazas al mundo, ten misericordia de nosotros.
Espíritu en quien los demonios son expulsados, ten misericordia de nosotros.
Espíritu del cual renacemos, ten misericordia de nosotros.
Espíritu por quien la caridad de Dios se difunde en nuestros corazones, ten misericordia de nosotros.
Espíritu de adopción de los hijos de Dios, ten misericordia de nosotros.
Espíritu de gracia y de misericordia, ten misericordia de nosotros.
Espíritu que nos auxilias en nuestra debilidad y nos das testimonio de que somos hijos de Dios, ten misericordia de nosotros.
Espíritu suave, benigno, más dulce que la miel, ten misericordia de nosotros.
Espíritu, prenda de nuestra herencia, que nos conduces hacia la tierra llana, ten misericordia de nosotros.
Espítitu principal, que vivificas y confortas, ten misericordia de nosotros.
Espíritu de salvación, de juicio y de gozo, ten misericordia de nosotros.
Espíritu de fe, de paz y de fervor, ten misericordia de nosotros.
Espíritu de humilidad, de caridad y de castidad, ten misericordia de nosotros.
Espíritu de benignidad, de bondad, de longanimidad y de mansedumbre, ten misericordia de nosotros.
Espíritu de dulzura, de verdad, de unidad y de consuelo, ten misericordia de nosotros.
Espíritu de compunción, de promesa, de renovación y de santificación, ten misericordia de nosotros.
Espíritu de vida, de continencia y de modestia, ten misericordia de nosotros.
Espíritu de todas las gracias, ten misericordia de nosotros.

Senos propicio, perdónanos, Espíritu Santo.
Senos propicio, escúchanos, Espíritu Santo.

Del espíritu de error, líbranos, oh Espíritu de Dios vivo.
Del espíritu inmundo, líbranos, oh Espíritu de Dios vivo.
Del espíritu de blasfemia, líbranos, oh Espíritu de Dios vivo.
De toda obstinación y toda desesperación, líbranos, oh Espíritu de Dios vivo.
De toda presunción y contradicción de la verdad, líbranos, oh Espíritu de Dios vivo.
De toda malicia y costumbre depravada, líbranos, oh Espíritu de Dios vivo.
De la envidia de la caridad fraterna, líbranos, oh Espíritu de Dios vivo.
De la impenitencia final, líbranos, oh Espíritu de Dios vivo.

Por tu eterna procesión del Padre y del Hijo, líbranos, oh Espíritu de Dios vivo.
Por tu unicón invisible, líbranos, oh Espíritu de Dios vivo.
Por toda la plenitud de gracia con la que siempre poseíste a la Virgen María, líbranos, oh Espíritu de Dios vivo.
Por el abismo de desbordante santidad con la que hiciste inundar a la Madre de Dios en la concepción del Verbo, líbranos, oh Espíritu de Dios vivo.
Por tu santa aparición en el bautismo de Cristo, líbranos, oh Espíritu de Dios vivo.
Por tu venida saludable sobre los Apóstoles, líbranos, oh Espíritu de Dios vivo.
Por la inefable bondad con la que gobiernas la Iglesia, reconcilias a los príncipes, fortaleces a los mártires, iluminas a los Doctores e instituyes órdenes religiosas, líbranos, oh Espíritu de Dios vivo.

Nosotros pecadores, te rogamos, óyenos.
Para que caminemos en el espíritu y no satisfagamos los deseos de la carne, te rogamos, óyenos.
Para que nunca te contristemos, te rogamos, óyenos.
Para que te dignes conservar a todos los órdenes de la Jerarquía eclesiástica en la santa religión, te rogamos, óyenos.
Para que dignes otorgar un solo corazón y una sola ánima a todo el pueblo cristiano, te rogamos, óyenos.
Para que te dignes concedernos el complemento de todas las virtudes, te rogamos, óyenos.
Para que te dignes escucharnos, te rogamos, óyenos.
Espíritu de Dios, te rogamos, óyenos.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, infunde en nosotros el Espíritu Santo.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, envíanos al Espíritu del Padre que nos prometiste.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, danos el buen espíritu.

V. El espíritu de l Señor ha llenado toda la Tierra.
R. Y Él, que todo lo contiene, posee la ciencia de la voz.

Oremos. Asístanos, te rogamos oh señor, la virtud del Espíritu Santo, que purgue clemente nuestros corazones y nos asegure contra todas las adversidades. Por nuestro Señor Jesucristo tu Hijo, que contigo vive y reina en unidad del mismo Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. R. Amén.

V. Que el Señor encienda en nuestros corazones el fuego de su amor. R. Así sea.


Que el Señor bendiga su Iglesia en esta nueva conmemoración de su nacimiento el día de Pentecostés y proteja a su Vicario en la tierra, y que los libre de las insidias de sus adversarios. Portae inferi non praevalebunt!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada