viernes, 10 de julio de 2009

Saludable marcha atrás de Monseñor Catalá




Nota informativa del Obispado de Málaga sobre
la Forma Extraordinaria de la celebración
de la Misa según el Misal del Beato Juan XXIII

1. En diversos medios de comunicación ha aparecido la noticia de que el Obispo de Málaga ha denegado la petición de celebrar la Misa en la Diócesis según la forma extraordinaria del Rito Romano.

2. Nada más lejos de la verdad que esta falsa noticia. El Obispo no ha denegado la celebración de esta forma extraordinaria de celebrar la Santa Misa. Entre otras cosas, porque es un derecho de los fieles, corroborado por el Santo Padre Benedicto XVI, a quien el Obispo estima de todo corazón y mantiene plena fidelidad y comunión eclesial.

3. Un pequeño grupo de fieles había pedido expresamente, haciendo referencia al Art. 10 del “motu proprio”: “Es por todo lo anterior por lo que los infrascritos tenemos el honor de solicitar de V.E. la gracia de que se establezca una celebración regular con el Misal del Beato Juan XXIII en la diócesis y ciudad de Málaga, para lo cual rogamos se digne nombrar un sacerdote delegado que pueda encargarse de dicha celebración, sin perjuicio del derecho que asiste a cualquier otro presbítero de la diócesis a hacer uso del mismo misal a tenor de lo establecido en el “motu proprio” Summorum Pontificum”.

4. La respuesta del Obispo a esta concreta petición ha sido que no se ve conveniente, de momento, atender a esta solicitud, por estimar que no se dan las condiciones adecuadas en la diócesis de Málaga. Pero en ningún momento se ha prohibido ni denegado la celebración de la Santa Misa en la Diócesis de Málaga con el Misal del Beato Juan XXIII.

5. Para celebrar la Eucaristía con dicho Misal no es necesario pedir autorización alguna al Obispo, según dice claramente el Art. 5 §1 del “motu proprio”: “En las parroquias, donde haya un grupo estable de fieles adherentes a la precedente tradición litúrgica, el párroco acogerá de buen grado su petición de celebrar la Santa Misa según el rito del Misal Romano editado en 1962”. Son, pues, los propios párrocos quienes deben atender estas solicitudes de los fieles.



Málaga, 9 de julio de 2009


Comentario

El Obispado de Málaga acaba de publicar una nota informativa sobre la decisión del Excmo. Sr. Obispo de dicha diócesis en la que califica de “falsa” la noticia de que hubiera “denegado la petición de celebrar la Misa en la Diócesis según la forma extraordinaria del Rito Romano”. Se recalca: “El Obispo no ha denegado la celebración de esta forma extraordinaria de celebrar la Santa Misa”.

Pero resulta que en la carta de respuesta a los fieles peticionarios, Monseñor Catalá afirmaba textualmente: “no se dan las condiciones adecuadas en la diócesis de Málaga para establecer una celebración regular de la Misa con el modo extraordinario del rito romano” y se corroboraba poco después de manera inequívoca: “no hay razón para empezar a propagar en este momento la celebración de la misa según el Misal del Beato Juan XXIII”. Esto, con perdón de Su Excelencia Reverendísima, es una negativa en toda forma. Sí es sí y no es no.

La nota del Obispado añade: “en ningún momento se ha prohibido ni denegado la celebración de la Santa Misa en la Diócesis de Málaga con el Misal del Beato Juan XXIII”. En esta frase hay una verdad y una falsedad. El Obispo, efectivamente, no ha prohibido en absoluto toda celebración de la Santa Misa según el rito romano extraordinario en su diócesis ni podría hacerlo, porque, como se recordaba en este blog al comentar su decisión, quedan a salvo los derechos que se deducen de los artículos 2, 3 y 4 del motu proprio Summorum Pontificum (y la misma nota admite ahora la existencia de un derecho a este respecto). Ahora bien, sí que denegó la celebración regular y pública que se le pedía.

No se puede distorsionar los hechos ni jugar con las palabras. Más vale reconocer que uno se ha equivocado y rectificar, cosa que siempre se agradece. Pero tomar a la gente por necia, diciendo ahora que es blanco lo que antes se afirmaba ser negro y pretender encima que los culpables del malentendido son los que nos hemos limitado a recogerlo, no es de recibo, tanto menos viniendo de la autoridad diocesana.

Dicho lo cual no podemos por menos de aplaudir el cambio de actitud de Monseñor Jesús Catalá, que reafirma de esta manera su adhesión al Papa, a quien “estima de todo corazón” y con quien “mantiene plena fidelidad y comunión eclesial”. Esperemos que ahora, con las seguridades de que los fieles pueden acudir libremente a sus párrocos y de que éstos pueden acceder a sus peticiones sin temor a las consecuencias de una discordancia con el Obispo, Málaga pueda contar próximamente con la celebración pública y regular de la Santa Misa en rito romano extraordinario conforme al motu proprio Summorum Pontificum.

Nuestras sinceras felicitaciones a los amigos de UNA VOCE MÁLAGA por este motivo y por su tesón en la valiosa labor que desempeñan a favor de la liturgia romana clásica.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada